H

Historias de un fotógrafo de bodas en Barcelona, Catalunya

Como ya he puesto en varias ocasiones en mis redes sociales, me encanta venir a Catalunya a documentar bodas. En este caso, la de Marta & Sergio, fue una de esas bodas que siempre quedarán para el recuerdo por un motivo muy especial y tan íntimo que prefiero no compartirlo en este post. Espero que lo entiendas, pero en este siglo dónde vamos exponiendo todo y más, hay cosas o momentos que no.

La boda se desarrolló en Torre Sever. Para quien no la conozca, está situada al pie del castillo de Montbui, Barcelona es un enclave que combina naturaleza, historia y personalidad. Es el lugar ideal para celebra una bonita boda como así fue. Como marca esa regla no escrita, Marta se retraso unos minutos antes de enfilar las escaleras que le llevarían hasta un magnífico altar diseñado para la ocasión. La ceremonia fue bastante rápida, o al menos eso me pareció a mí en ese momento. Después de salir por el tradicional pasillo de pétalos, comenzó un pica pica para los que no son de Cataluña, es el tradicional cóctel, donde contó con la participación de un caricaturista, música en vivo y un manteo al novio de los de época.

La cena fue muy divertida gracias a los amigos y familiares de ambos que no pararon de gritar y vitorear a los novios encima de las sillas y mesas. Uno de los dos momentos más cómicos fue cuando los amigos le hicieron entrega del kit de casado a los novios con objetos varios como chupas o baberos. El otro instante fue cuando Marta sentó en la discoteca a uno de los invitados solteros para que le quitara la liga. ¡Qué caña de boda!

CERRAR MENU