H

Historias de un fotógrafo de bodas en Madrid

Si consideró que definir en una sola palabra la boda de Ana y Fernando tuvo sensaciones impresionantes. Además tengo la sensación de que me corto quedo. Como cada viaje que hago para realizar mi trabajo, me pregunto una y otra vez ¿Cómo es posible que con la cantidad de fotógrafos que hay en una comunidad tan grande como es Madrid , decidan que sea yo el fotógrafo de su boda? Por este motivo, este enlace se desafía en muy especial para mí, aunque haciendo honor a la verdad, la boda fue ” madrileña canaria”, ya que Ana es Madrid, pero Fernando es natural de Gran Canaria.

Recuerdo el día de la preboda. Iba en el coche de camino a Agaete, lugar donde habíamos concretado la sesión, y se me dijo decirles que se ruta una toalla. idea bendita, quedará unas fotos en el agua preciosas. Para quien nunca haya estado en este lugar de la isla de Gran Canaria , les diré que es un espacio natural con mucho encanto y tradición dentro de la cultura Isleña. Emblemático para los canarios por todo lo que rodea a su geografía. Un pueblo pesquero que destaca sobre todo, por la amabilidad de su gente. Pues cómo les venía contando sobre la preboda, mientras hacíamos tiempo para la luz fuera de la adecuada, Ana y Fer me describieron con todo el lujo de detalles la que hasta ese momento sería su boda imaginaria. Dudo mucho que llegaran a pensar que ese día saliera todo a pedir de boca. Si bien es cierto, que la lluvia hizo acto de presencia durante las primeras horas de la mañana, pero como si se trata de un pacto con los novios, el cielo “respetó” toda la boda. Hubo un momento en el que se planteó el cambio de escenario, pero finalmente, se pudo celebrar en el jardín destinado a ello. Un sitio maravilloso que puede ver aquí. Espero que les guste tanto como a mí.

Comments
Add Your Comment

CERRAR MENU